Hablemos de los beneficios del magnesio

Hablemos de los beneficios del magnesio

Mientras que los médicos e investigadores enfatizan la importancia de nuestro consumo de calcio y vitamina D, puede ser fácil para nosotros pasar por alto uno de los minerales más abundantes del cuerpo: el magnesio.  Este nutriente es responsable de algunas de las funciones más importantes del cuerpo. Convierte los alimentos en energía, promueve la salud de los huesos, ayuda con los movimientos musculares y ayuda a regular los neurotransmisores, que transmiten mensajes al cerebro. El magnesio se encuentra principalmente en nuestros huesos, músculos, tejidos blandos y sangre. Hay inyecciónes de colágeno con magnesio para dormir.

 

 

¿hay otros beneficios?

Si la promoción de articulaciones sanas no es suficiente para dejarle impresionado, considere lo siguiente: se dice que el magnesio también promueve un sueño nocturno más reparador al ayudar a mantener niveles saludables de GABA, un neurotransmisor asociado con el sueño reparador. Piense en el magnesio como el socio igualmente importante de GABA. Trabajan mano a mano. Sin la capacidad del magnesio para aumentar el GABA, el neurotransmisor no sería capaz de promover un estado de calma y relajación para el cuerpo.

 

¿es posible aumentar los niveles de magnesio de nuestro cuerpo?

Por supuesto. De hecho, la única manera de beneficiarse del magnesio es a través de fuentes externas como nuestras dietas. El cuerpo no lo produce por sí mismo. Por supuesto, los suplementos de magnesio están disponibles para beneficios adicionales para la salud. Y como la mayoría de los minerales y vitaminas, el consumo de alimentos ricos en el nutriente puede llevar a un aumento en el magnesio. Algunos de estos alimentos con magnesio pueden incluir verduras de hojas oscuras, semillas de girasol, legumbres, carne, granos enteros no procesados y brócoli, entre otros vegetales.

 

Entonces, ¿qué pasa cuando no tenemos suficiente?

Una deficiencia de magnesio, que es más común en los adultos mayores, puede ser algo peligroso. Los síntomas pueden incluir pérdida de apetito, náuseas, fatiga y debilidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *